martes, 8 de julio de 2014

1915. RELOJERÍAS DE LOGROÑO

El oficio de relojero, complicado y preciso donde los haya, normalmente se compatibilizaba con la venta de aparatos de óptica, música, electricidad y en muchos casos, también hacían instalaciones eléctricas, telefónicas y vendían toda clase de artilugios con un componente técnico.


El relojero del Ayuntamiento.

Los relojes de estación son un modelo de
 la adaptación al horario de Greenwich /
 meridiano de Madrid dos tipos de horas.
En 1915 y con anterioridad, el ayuntamiento contrataba un relojero  para el mantenimiento de los relojes públicos que regían la vida de la ciudad. La necesidad de este trabajo se justifica ya que los relojes más precisos de la época eran los de péndulo (no existían los de cuarzo) y ajustarlos de vez en cuando, era importante ya que cada día acumulaban un desfase de 10 segundos.

Fueron relojeros contratados por el municipio Ángel Barruso, Lucas Bergerón, Nicolás Alonso, Herederos de Lucas Bergerón.(entre otros).



DEL MERIDIANO DE MADRID AL DE GREENWICH 
(otros tiempos y otros horarios, también en las comidas)



Ver el horario de las comidas
Cabe mencionar que para regular los horarios de los ferrocarriles, telégrafos, correos y líneas de vapores se dictó en julio de 1900 el Real Decreto por el que los relojes españoles abandonan el horario del meridiano de Madrid y añadieron un cuarto de hora  para adoptarse al del Greenwich. La reforma, además, incluía un curioso y práctico cambio, las horas, se contaron desde las doce en adelante: 13, 14, 15, etc., hasta las 24, sin señalar mañana, tarde o noche

Durante toda la década de 1910 los "temas horarios" tienen gran importancia. Hay que tener en cuenta que las jornadas de trabajo ya no son de sol a sol y se intenta evitar en lo posible, como sucedía hasta entonces, que cada pueblo, cada ciudad tuviera un horario diferente.  Atendiendo el contexto de la época,  se puede entender la necesidad de la contratación de un relojero por el municipio para saber la hora lo más exacta posible.

Por otra parte, no era extraño que un restaurante como el de 'Los dos leones'  de Logroño anunciara sus servicios de comida de "once y media a una y media por la mañana" y "de siete a nueve por la noche", que era un horario habitual para las comidas, igual que  el que hoy existe en la mayor parte de los países europeos. 

Dentro del mundo laboral, las largas jornadas de sol a sol fueron desapareciendo y así en 1918 se adoptó en España el horario de verano y un año después, la jornada de trabajo de 8 horas. La vida cambió, se sustituyó el sol que lo regulaba todo, por el reloj, que empezó a ser un instrumento personal imprescindible..






UN RELOJ DE ENTONCES (Café Moderno)
El hoy 'Café Moderno' se inauguró en 1916,  tiene en su establecimiento uno de los relojes ojo de  pez de la firma madrileña COPPEL.
 Sorprende que siga funcionando ¡este café tiene muchas sorpresas maravillosas!



Este anuncio corresponde a 1916 por esa fecha cambio su
domicilio Un tiempo después  abre tienda en Sagasta num 8 e incluso fabrica
relojes con el nombre de Cadarso y correas de reloj de la marca "Condal"

RELOJERÍAS DE LOGROÑO

RELOJERÍAS DE LOGROÑO EN 1915 
ACTIVIDAD
NOMBRE
CALLE




Relojería
Narciso C. Ucar
Marqués de San Nicolás
155
Relojería
Felipe Pérez
Mercado
35
Relojería
Antonio Cadarso
Mercado
112
Relojería
Ángel Barruso
Sagasta
6
Relojería
Eulogio Pastor
Sagasta
1




*Los datos de la tabla se han elaborado a partir del 'Anuario de la Vida Oficial, el Comercio y la Industria de la Provincia de Logroño 1915' Editados por la Casa Hijos de Alesón - El Riojano - Logroño 






Relojería calle Sagasta
Ángel Barruso/Nicolás Alonso
Los seis comercios que referencia el 'Anuario de la Vida Oficial, el Comercio y la Industria de la Provincia de Logroño 1915' se encuentran únicamente en tres calles: Marqués de San Nicolás, Mercado y Sagasta. Sólo el comercio de Antonio Cadarso, al menos por el nombre, nos ha llegado hasta días. El de Eulogio Pastor se conserva el local donde estuvo situado aunque ya hace tiempo cesó su actividad.

Hay que señalar para entender esta profesión, que los relojeros de principios de siglo eran personas muy vinculadas a los avances tecnológicos y en sus comercios se podía encontrar toda clase de aparatos con un componente innovador. 

Además de relojes vendían: pararrayos, instrumentos de electricidad médica, bombillas, timbres, máquinas de coser, aparatos de música y diferentes artículos de óptica... pero ya en 1915 tienden a especializarse. Su gran competencia era la venta por catálogo de las grandes relojería de Madrid y Barcelona y, su gran éxito, la popularización  del reloj de muñeca. Los había en 1915, más baratos y accesibles que hasta entonces, pero también, de extremado lujo y refinamiento.

También existían los relojeros y la competencia que venía de fuera y la de la venta por correspondencia.






Ver: RECUERDOS DE LOGROÑO 1915 DE RELOJERÍAS 




Versiones
1ª Publicación
Última
7
22/12/2013
30/03/2016




No hay comentarios:

Mi otro blog de Logroño