jueves, 3 de marzo de 2016

1915. DENTISTAS DE LOGROÑO


EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN EN 1915 

Tiempo atrás esta profesión fue asumida por los barberos, quienes entre otras funciones realizaban las extracciones dentales. En 1857 la Ley Moyano suprimió la enseñanza del flebotomiano (cirujano sangrador)  y creo la de practicante. En 1875 a los nuevos practicantes se les niega el poder ejercer como dentistas por lo que se crea una nueva profesión y se cierra la puerta a quienes hasta entonces la ejercían.


Dos años después se regula el titulo de cirujano-dentista. Y en 1901 se crea el  de odontologo. A estos constantes cambios de estudios y definición de la profesión, se pone fin en 1914, cuando se crea la Escuela de Odontología de la Facultad de Medicina de Madrid.

¿Pero quiénes podían ejercer de dentistas en 1915?

-Los cirujanos dentistas
-Los odontologos
-Los médicos (que hubieran aprobado la asignatura de prótesis)
Consulta a partir de 1915 del Dr. Gil Díez
-Los practicantes de antes de 1875 (es de suponer que no ejercería ninguno en 1915)


DENTISTAS EN LOGROÑO 
-El Dr. Basilio Gurrea era dentista de la Diputación Provincial y tenía su consulta en la calle 11 de Junio. (antes la tuvo en la calle Mercado)
-El Dr. Rodriguez G. Bustos era dentista con consulta en la calle Imprenta. (después se trasladó M. Villanueva) 
-El Dr. Gil Díez era médico dentista y Subinspector Provincial de Odontología y dentista de la guarnición. Su consulta estaba en la calle Mercado.
-El Dr. Eusebio González era cirujano-dentista.
-El Dr. Caledonio Ruíz era cirujano- dentista
-El Dr. N. Ruiz Oña era médico-dentista





LA MINUTA DEL DENTISTA EN 1915


Tradicionalmente muchos de los dentistas y, sobre todo antes de la aparición de las "Beneficiencias y Hospitales de caridad...", tenían consultas gratuitas o a precios más bajos para los pobres

En 1915 podemos ver el anuncio de Basilio Gurrea donde ofertaba rebaja en sus honorarios en la consulta de los más desfavorecidos. El Dr. Ruiz de Oña ofrece con la reducida tarifa militar precios ventajosos, esta vez, sin distinguir a pobres o ricos.

De la misma manera que en otras profesiones y comercios, los dentistas sufrían la competencia de sus colegas que venían en tren a  Logroño  y que desde los hoteles o fondas ejercían por unos días o semanas su profesión. Un ejemplo de ello es el anuncio que a continuación se reproduce del dentista Juan Garaita de Bilbao. También es curioso observar la tarifa de precios, en especial, si la comparamos con la del anuncio de Basilio Gurrea.


No obstante esta minuta podía variar bastante dependiendo de los servicios y en especial de la necesidad de un mecánico dentista. Desde finales del XIX, podemos ver anuncios en los que se corrigen "dientes desviados, se hacen dentaduras artificiales para la masticación, sin paladar, presión, ni muelles. Dentaduras de encía contínua esmaltadas en oro, cautchouc y porcelana. Orificaciones y colocación de coronas de oro y porcelana. Se realizaban dentaduras completas en 24 horas. En el laboratorio se construían toda clase de aparatos para corrección de deformidades de la boca y cara. Se colocaban dentaduras con o sin extracción de raíces. Lo mismo las dentaduras que las orificaciones y empastes, sistema "Norte-americano" (lo más moderno hasta el día)"



Anuncios  LA RIOJA /MCDE



LOS DENTISTAS DE 1915 A LA ÚLTIMA


La electricidad fue determinante para el avance de muchas profesiones y entre ellas, aunque parezca mentira, las sanitarias.

Del extranjero continuamente se importaban nuevos avances en la profesión de dentista. Se usan elementos como las gomas dentales, extractores de nervio eléctricos, articulaciones anatómicas, coronas de porcelana, brazos articulados, compresores, esterilizadores, vitrinas, sillones especiales... 

Las anestesia (narcosis completa o analgesia) fue trascendental para muchas operaciones dentales y cirugías de todo tipo.


Los instrumentales se esterilizan sistemáticamente y muchas de las medicinas y fármacos estaban carentes de elementos tóxicos. Los cementos utilizados son germicidas, no se decoloran en la boca, y tienen una variada carta de colores y matices para que se integren perfectamente. 

En cuanto a la técnica de los dentistas, ésta evoluciona enormemente  y se realizan algunas operaciones y tratamientos hasta entonces impensables. Se tratan enfermedades como la piorrea.

Hay cepillos dentales con cabezales intercambiables (ver anuncio), y por supuesto, existen los elixires, cremas y polvos dentíficos que facilitan la limpieza de los dientes.



ALGUNOS DENTISTAS MODERNOS ANTERIORES A 1915

A continuación se reproducen dos anuncios de 1890, que son expresivos de la indudable evolución de la profesión, de la adaptación a la tecnología y de como se incorporan los avances modernos a una profesión cada vez más compleja y especializada:

El anuncio de Casimiro Gurrea, padre de Basilio Gurrea nos lleva a pensar que la profesión de dentista era por entonces, una evolución más o menos lógica, de la de un joyero/platero que gracias a la técnica y meticulosidad de un orfebre elabora dentaduras y se va especializando en ellas. En el segundo anuncio, el de Don Celedonio Ruiz, se observa muy bien como se hace hincapié en los  primeros materiales, algunos de ellos muy innovadores, usados en la construcción de dentaduras modernas y la importancia del cemento dental para los empastes.
Estos dos anuncios de 1.890, (solo 25 años antes de 1915) son un testimonio de los grandes cambios que tiene la profesión de dentista. Es  curioso observar los diferentes materiales con los que se construyen las dentaduras en 1890.


Los dos siguientes anuncios de 1915, muestran muy significativamente la evolución a como los tratamientos de estos años, ya se encaminan  a curar el origen de los problemas dentales y no sólo a la reparación de los mismos. 


A principios de siglo además de la mejora en la técnica odontológica también se introducen usos màs higiénicos de la población

1º Publicación 05/01/2015  2º 26/07/2015  3º 3/03/2016
/




 CONTINUARÁ

Mi otro blog de Logroño