miércoles, 25 de noviembre de 2015

UNA FOTOGRAFÍA ESTEROSCÓPICA DEL ESPOLÓN DE LOGROÑO, LA MAGIA EN 3D



LA FOTOGRAFÍA QUE HACÍA SOÑAR A LOS LOGROÑESES. 


"Las leyes ópticas que rigen la estereoscopía fueron formuladas por el físico inglés Charles Wheatstone (1802-1875) en 1832. Ese año, construyó un aparato que permitía la visión en relieve de una imagen formada por un par de dibujos observados mediante un visor compuesto de lentes y espejos.  Para demostrar su teoría aportó al mundo de las ciencias el estereoscopio reflectante, ingenio óptico que funde dos registros obtenidos con una disfunción similar a la distancia que separa los dos órganos visuales y que, a través de un juego de visores, permite la fusión de ambos registros en una visión única y tridimensional". 

Para 1915 esta técnica ya era utilizada popularmente para dar a conocer lugares exóticos y ciudades de todo el mundo. Primero en cristal, luego en papel de fotografía. 
(ver en este blog folleto de Kodak 1915) 

Logroño también fue fotografiado comercialmente y podemos ver "vistas" de este tipo por ejemplo, del palacio de Espartero plasmado por Laurent, o màs tarde, las iglesias de Logroño, el Espolón, los puentes, la plaza del mercado, alguna calle del ensanche o el mercado de la Verdura correspondientes a la colección de 'Turismo Práctico' de la Editorial Alberto Martín o la colección de 'Vistas Estereoscópicas de España' con unas panorámicas similares que repiten los típicos lugares de las postales de Logroño de la época.

Este invento precursor de la fotografía 3D hacía las delicias de pequeños y mayores que miraban fascinados las imágenes que se formaban a corta distancia de sus ojos. Es fácil imaginarnos su cara de sorpresa al ver estas  fotos con el efecto óptico de profundidad. Los fabricantes de chocolates y otros productos las utilizaron como gancho en su propaganda, facilitando visores y cromos.


Los visores con sus lentes y espejos los había muy elaborados en madera, incluso algunos de ellos, tenían accesorios para guardar las frágiles placas de cristal. Pero con su popularización y con lo lógica evolución fotográfica, se llegaron a fabricar hasta de cartón. En 1915 junto a  las colecciones de fotos estereoscópicas de la Gran Guerra se vendían este tipo de visores más modestos. 

También existían cámaras para aficionados, como la de Kodak,  que realizaban instantáneas estereoscópicas tanto en película como en placa y se ofertaban en todos los catálogos de 1915 igual que cualquier otra máquina de fotos. 

A la fotografía, por entonces le quedaba mucho terreno para experimentar, y con el tiempo transcurrido hoy podemos comprobar que algunas opciones tuvieron más éxito que otras, pero la historia definitiva todavía no se ha terminado de escribir, el formato 3D es una opción de futuro, quizás sea el formato definitivo de los inventados en el s.XIX.

UNA IMÁGEN ESTEROSCÓPICA DEL ESPOLÓN.

Gracias a la magia de la informática podemos ver de forma aproximada una de estas fotografías correspondiente a las 'Vistas esteroscópicas de Logroño nº59', colección de una fecha muy posterior a 1915 (1930?), lo que demuestra la aceptación que durante mucho tiempo tuvieron este tipo de imágenes.

Una imagen para cada ojo hacía que el cerebro las procesara de forma mágicamente en 3D
http://picasion.com/
Estos son algunos visores plegables que podíamos encontrar a principios del siglo XX  




















No hay comentarios:

Mi otro blog de Logroño